agosto 19, 2011

Zeferino Nandayapa: homenaje postumo

Fuente:
ZEFERINO NANDAYAPA… HOMENAJE PÓSTUMO EN BELLAS ARTES A PARTIR DEL ESPÍRITU DE LOS SONIDOS DE LA MARIMBA
Por: Luciana Martínez Suárez — agosto 18, 2011
“Es un honor que el Palacio de Bellas Artes se enriquezca con la presencia de la cultura chiapaneca, con su música y con el legado del maestro Nandayapa”, Teresa Vicencio Álvarez, directora general del INBA.
Con la participación de la Orquesta Filarmónica del Estado de Querétaro, el Ensamble Voz en Punto y la presencia estelar del compositor Víctor Mendoza, el maestro Zeferino Nandayapa recibió un homenaje póstumo, a través de un concierto organizado por Conaculta y el Instituto Nacional de Bellas Artes (INBA), con la colaboración del Consejo Estatal para la Cultura y las Artes (Coneculta) de Chiapas.
Una noche muy especial, el martes 16 de agosto, donde en el máximo recinto cultural del país, el Palacio de Bellas Artes, amigos, compañeros y público vibraron el espíritu de los sonidos de la marimba a partir de una simbólica fiesta donde se escucharon las notas de la pieza Zeferino, obra de Víctor Mendoza dedicada al músico homenajeado, una brillante interpretación del compositor acompañado por Héctor Infanzón al piano, Arturo Báez en el bajo, Gustavo Grajales en la batería y Patricia Piñón en las percusiones, una expresiva interpretación de quienes mantuvieron una relación afectiva y musical con el reconocido marimbista.
Antes de su intervención Mendoza manifestó su afecto y respeto por Nandayapa: “Me enseñó la disciplina, me enseñó el orgullo de ser mexicano”, y contó que al tocar esta pieza en París, una estudiante china le pregunto: ¿Qué es Zeferino?, a lo que el músico respondió: es una Joya Mexicana”.
El maestro Zeferino Nandayapa –nacido en 1931 en la heroica ciudad de Chiapas de Corzo, tierra de marimbas y cuna de exponentes y compositores de alto nivel y reconocimiento mundial–, o el “Señor de la eterna sonrisa”, como se le conoce, logró con su inigualable talento y calidad de ejecutante que la marimba trascendiera fronteras y fuera conocida en escenarios de diversos países del mundo.
Su talento fue reconocido además de en nuestro país, en diferentes encuentros, tales como: La presencia de México en Colombia y Chile, Las Olimpiadas Culturales de Munich, Alemania y Montreal, Canadá, así como el Congreso Internacional de Juventudes Musicales de Zagreb, Croacia.
Además de sus muy celebradas presentaciones, a lo largo de su carrera artística, escribió obras para orquesta sinfónica, de cámara y marimba: “Leer música, es la base primordial de este arte”, palabras del maestro Zeferino Nandayapa.
Esta amplia y fructifera trayectoria fue avalada con el Premio Chiapas en 1990, Premio Nacional de Ciencias y Artes, máximo reconocimiento que el gobierno mexicano otorga a intelectuales, investigadores, científicos, artistas y artesanos que se destacan por su contribución al enriquecimiento del patrimonio cultural del país y al progreso de la ciencia, del arte y la filosofía. También recibió el premio Excelencia Mexicana, que otorga el Comité de la Excelencia Europea con sede en París, Francia; y la Medalla de la Paz, otorgada por la Organización de las Naciones Unidas, entre otras distinciones.
Por esto y más se le recordó y honró en este tributo nacional, donde la Marimba Nandayapa, integrada por hijos y nietos del maestro Zeferino, manifestó su cariño y respeto a través del estreno mundial de la versión orquestal en marimba de las piezas Frida Quetzalli y Mirna, de la autoría del laureado músico, además de Chiapas, Aires mexicanos, Himno al cirujano, Ixchel (Diosa de la fertilidad), Chachalacas y Fantasía profana.